El trabajo del abogado

Independencia

• La independencia del abogado es una exigencia del Estado de Derecho y del
efectivo derecho de defensa de los ciudadanos, por lo que para el abogado constituye un
derecho y un deber.
• Para poder asesorar y defender adecuadamente los legítimos intereses de sus
clientes, el abogado tiene el derecho y el deber de preservar su independencia frente a toda
clase de injerencias y frente a los intereses propios o ajenos.

 

Libertad de defensa

• El abogado está obligado a ejercer su libertad de defensa y expresión conforme al
principio de buena fe y de forma responsable.

 

Confianza e integridad

• La relación entre el cliente y su abogado se fundamenta en la confianza y exige de
éste una conducta profesional íntegra, que sea honrada, leal, veraz y diligente.
• El abogado, está obligado a no defraudar la confianza de su cliente y
a no defender intereses en conflicto con los de aquél.

Secreto profesional

• La confianza y confidencialidad en las relaciones entre cliente y abogado, ínsita
en el derecho de aquél a su integridad y a no declarar en su contra, así como en derechos
fundamentales de terceros, impone al abogado el deber y le
confiere el derecho de guardar secreto respecto de
todos los hechos o noticias que conozca por razón
de cualquiera de las modalidades de su actuación
profesional, sin que pueda ser obligado a declarar
sobre los mismos como reconoce el artículo 437.2
de la vigente Ley Orgánica del Poder Judicial.
• El abogado no podrá aportar a los tribunales,
ni facilitarle a su cliente las cartas, comunicaciones
o notas que reciba del abogado de la otra parte, salvo
expresa autorización del mismo.

Las conversaciones mantenidas con los clientes, los contrarios o sus abogados,
de presencia o por cualquier medio telefónico o telemático, no podrán ser grabadas sin
previa advertencia y conformidad de todos los intervinientes y en todo caso quedarán amparadas
por el secreto profesional.
• En caso de ejercicio de la abogacía en forma colectiva, el deber de secreto se extenderá
frente a los demás componentes del colectivo siempre que el cliente expresamente
lo solicite.
• En todo caso, el abogado deberá hacer respetar el secreto
profesional a su personal y a cualquier otra persona que
colabore con él en su actividad profesional.
• Estos deberes de secreto profesional permanecen
incluso después de haber cesado en la prestación de
los servicios al cliente, sin que estén limitados en el tiempo.